23 de junio de 2016

Siempre tendremos la SEPA... ¿o no?

¿Qué significa el voto del Brexit para los usuarios de la SEPA en el Reino Unido?

Actualización de enero de 2021: Tras el Brexit, el Reino Unido mantiene su participación en la SEPA y seguimos ofreciendo soluciones de pago SEPA tanto en el Reino Unido como en la UE. Sin embargo, este importante cambio hará que las normas SCT/SDD aplicables a las transacciones desde/hacia jurisdicciones no pertenecientes al EEE sean también aplicables a las transacciones con el Reino Unido. Haga clic aquí para obtener más información.

Artículo original publicado por primera vez en junio de 2016:

¿Seguirá el Reino Unido después del Brexit formando parte del sistema SEPA? ¿Tendrán las empresas británicas problemas para cobrar los pagos en euros? Tendrá el gobierno británico que adherirse a la legislación de la UE?

Estas son sólo algunas de las muchas preguntas sin respuesta que han surgido tras los inesperados resultados del referéndum de la UE.

A medida que el gobierno británico se enfrenta a las consecuencias financieras y económicas del referéndum, muchos líderes empresariales, directores de operaciones, fundadores e inversores han empezado a cuestionar la viabilidad a largo plazo de comerciar desde un Reino Unido no perteneciente a la UE.

Además de abarrotar las estanterías para ver qué dicen sus planes de contingencia sobre el Brexit, los responsables de las operaciones empresariales cotidianas expresan su preocupación por su capacidad para desempeñar sus funciones con eficacia. Especialmente los del sector financiero.

¿Hay cambios inmediatos?

Como miembro de la UE, el Reino Unido participa en SEPAel mercado único de procesamiento de pagos electrónicos en toda Europa.

La SEPA incluye a todos los Estados miembros de la UE, así como a 7 países y territorios europeos no pertenecientes a la UE. Estos son: Noruega, Suiza, Islandia y los cuatro Estados soberanos europeos de Mónaco, San Marino, Liechtenstein y Andorra.

Aunque las discusiones diplomáticas aún están en el aire (y lo estarán durante algún tiempo), podemos decir -con razonable confianza- que mientras Gran Bretaña siga formando parte de la UE, no habrá cambios inmediatos en la adhesión que restrinjan a las empresas británicas el envío y la recepción de pagos de la SEPA.

No se sabe qué futuro le espera al Reino Unido después de que se active el artículo 50 dentro de dos años.

Pero dado que la SEPA sienta un precedente para permitir a los países no pertenecientes a la UE acceder al mercado de pagos, es muy poco probable que se pida al Reino Unido que abandone su participación en el sistema SEPA.

Catch 22

Se considera que los 7 países europeos no pertenecientes a la UE que actualmente forman parte de la SEPA tienen regímenes normativos equivalentes a los de la UE.

En consecuencia, parece cada vez más probable que, para participar en la SEPA post-Brexit, el Reino Unido tenga que adherirse casi con toda seguridad a las disposiciones reglamentarias de terceros países de la UE.

Esto significará inevitablemente que la legislación y la regulación de los servicios financieros del Reino Unido tendrán que ser equivalentes al marco correspondiente de la UE. Todos los cambios futuros de la UE serán aplicables a la normativa de servicios financieros del Reino Unido.

La cuestión que queda por ver es qué está dispuesto a aceptar un gobierno británico no comunitario y nacionalista.

¿Por qué en una UE post-Brexit las empresas querrían seguir formando parte de la SEPA?

Empresas de todas las formas y tamaños han llegado a apreciar la dimensión sencilla y de ahorro de tiempo que la SEPA añade al envío y la recepción de pagos en toda Europa. Es muy parecido al modo en que se procesan las transacciones en el Reino Unido.

Pagar a los proveedores o establecer un cliente recurrente débitos directos de la misma manera que lo harían con Bacsha permitido a las empresas británicas integrar los pagos y cobros SEPA sin esfuerzo en sus procesos empresariales.

Esto explica que muchos altos cargos estén preocupados por el efecto que tendría en su negocio la pérdida del servicio.

El futuro de la SEPA

Además de los beneficios actuales de la SEPA, la previsión de Sistema paneuropeo de pagos en tiempo real es una razón de peso para que el Reino Unido siga formando parte del sistema. Esto se debe a que tiene el potencial de permitir un canal de pago instantáneo y omnipresente en toda Europa.

Así, cuando entre en funcionamiento el innovador sistema de pagos en tiempo real (previsto para noviembre de 2017), las empresas británicas podría se encuentran en desventaja competitiva frente a sus homólogos europeos.

Información adicional:

Países de la zona del euro (EUR) - 19 países

Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo y Malta,

Países Bajos, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España,

Estados miembros de la UE con monedas distintas del euro - 9 países

Bulgaria (BGN), Croacia (HRK), República Checa (CZK), Dinamarca (DKK), Hungría (HUF), Polonia (PLN), Rumanía (RON), Suecia

(SEK), Reino Unido (GBP)

Países no pertenecientes a la UE (incluidos los 4 países de la AELC)

Suiza, Islandia, Noruega, Liechtenstein, Mónaco y San Marino y Andorra - se prevé que el Reino Unido se una a este grupo tras el Brexit, aunque todo depende de cómo se desarrollen las negociaciones en Bruselas