19 de agosto de 2014

¿Qué es el tratamiento directo?

¿Cuántos de nosotros recordamos haber trabajado en una oficina de nóminas anterior a la informática?

Interminables filas de archivadores. Paredes cubiertas de gráficos escritos a mano que debían ser actualizados constantemente por alguna persona desafortunada.

Ceniceros en los escritorios: ¿alguien se acuerda de ellos?

Por supuesto, no había ordenadores, sino que la información sobre el personal y las nóminas se almacenaba justo en el centro de la mesa (junto al cenicero) en feos e imponentes armarios de tarjetas Kardex como éste.

Luego, el primer día laborable de cada mes, la oficina se cerraba con llave, se volcaba una enorme pila de dinero en efectivo en el suelo y uno se pasaba todo el día -y la noche- contando monedas (y algún billete ocasional), y rellenando los paquetes de pago para el personal.

¿Cómo que no te acuerdas de las nóminas?

De vuelta al futuro...

Los ordenadores llegaron y lo cambiaron todo, por supuesto. Ahorraron tiempo, redujeron los errores y nos liberaron para hacer cosas más importantes.

Pero, por supuesto, la primera tecnología informática tampoco era perfecta. La elaboración de informes, por ejemplo, podía implicar tener que aprender un lenguaje informático básico y escribir largos programas para obtener información bastante básica.

¿Y adivina qué? Las cosas siguen sin ser perfectas. Los tesoreros de todo el país tienen personal que vuelve a introducir manualmente la misma información en sus portales bancarios. Y lo hacen semana tras semana. El personal sigue perdiendo tiempo y esfuerzo, y sigue cometiendo errores.

Pero ahora tenemos el poder de hacer que prácticas laborales ineficientes como ésta sean cosa del pasado. ¿La respuesta? Procesamiento directo...

Procesamiento directo: una solución moderna

Imagínese. Sin retrasos en la tramitación. Sin errores humanos. Sin reintroducir manualmente. Sin formularios en papel...

El procesamiento directo es un avance tecnológico clave que puede ayudar a las empresas a reducir la complejidad y aumentar la eficiencia del personal...

El procesamiento manual de las transacciones y su reintroducción requieren mucho tiempo, son propensos a cometer errores y son susceptibles de fraude. El procesamiento directo, en cambio, automatiza todo el proceso de principio a fin, elimina las redundancias y mitiga el riesgo de error humano.

WCon el procesamiento directo, la información sólo tiene que introducirse manualmente una vez, lo que significa que no hay que volver a teclear nunca más.

Straight Through Processing permite a los tesoreros y a su personal ser proactivos, liberando su tiempo para centrarse en el análisis estratégico y la planificación a largo plazo.

Principales ventajas del procesamiento directo

Al automatizar sus transacciones de pago, Straight Through Processing puede dar a su empresa ventajas competitivas inmediatas:

  • Menos riesgo de fraude
  • Reducción de las tasas de error.
  • Mayor eficiencia y productividad del personal.
  • Tiempos de procesamiento de transacciones más rápidos.
  • Mayor disponibilidad, fiabilidad y precisión de los datos.

A ti te toca...

  • ¿Qué opina de la tramitación directa?
  • ¿Piensa aplicarlo en un futuro próximo?
  • Si ya lo utilizas, ¿qué diferencia ha supuesto?

Otro gran artículo - La guía de AccessPay sobre los SUN