22 de septiembre de 2016

5 consejos de domiciliación bancaria para mejorar la tesorería

Si utiliza la domiciliación bancaria para cobrar pagos, cuotas de socios, donaciones benéficas o cualquier otra contribución, sin duda conocerá las ventajas de tesorería de este método de pago tan popular.

Domiciliación bancaria le ofrece el poder de saber exactamente cuándo y cómo se le paga, ayudándole a planificar y prever el flujo de caja de su organización.

Sin embargo, de vez en cuando merece la pena hacer un pequeño "chequeo" para asegurarse de que no se está perdiendo ninguna oportunidad de maximizar el flujo de caja.

Para ayudarle, hemos elaborado 5 consejos sobre el flujo de caja de los adeudos directos que deberían ayudarle a simplificar las cosas y permitirle prestar más atención a lo que realmente importa: el crecimiento de su negocio.

1. Automatice, consiga AUDDIS

Con AUDDIS (Servicio de Instrucciones de Adeudos Directos Automatizados), podrá enviar automáticamente nuevas instrucciones de Adeudos Directos a los bancos de sus clientes por vía electrónica, en lugar de hacerlo en papel.

AUDDIS mejora los procesos, reduce los costes y disminuye los errores, todas ellas grandes ventajas que se traducen directamente en un mejor flujo de caja.

2. Ofrezca a su cliente la fecha perfecta

Ofrezca a sus clientes una gama de fechas de pago lo más amplia posible.

Si sus clientes tienen el control de esta importante parte del proceso de pago, podrán elegir la fecha que más les convenga y, de este modo, será mucho más probable que paguen a tiempo. La reducción de la frecuencia de los retrasos en los pagos mantendrá el flujo de caja a buen ritmo.

3. Envíe una notificación anticipada (es sólo por cortesía)

Asegúrese de que sus clientes reciban siempre una notificación anticipada de sus próximos pagos.

Esto sólo sirve como un suave recordatorio para asegurarse de que tienen fondos suficientes en su cuenta para hacer frente al pago. Sus clientes se lo agradecerán con lealtad cuando vean que les ha evitado las comisiones por sobregiro.

4. Piense fuera de la caja "recurrente".

La domiciliación bancaria puede servir para algo más que para pagos recurrentes. Piensa en utilizarlos para realizar pagos ocasionales o puntuales.

Permitir que sus clientes realicen pagos ocasionales es otra buena forma de mantener el control y ofrecerles opciones de pago adicionales. Y los adeudos directos puntuales pueden ser una alternativa práctica a los cheques, el efectivo y las tarjetas de crédito/débito. Pero tenga en cuenta el consejo número 1, ya que necesitará AUDDIS para aceptar cualquier pago puntual por domiciliación bancaria.

5. Convierta los "no pagados" en "pagados", sin problemas

Notifique siempre a sus clientes cada vez que represente uno de sus impagos.

Un recordatorio podría ser todo lo que necesitan para ponerse en marcha y depositar fondos suficientes en su cuenta para evitar las molestas comisiones bancarias.

Y, por último, automatizar los procedimientos de seguimiento de los impagos de los adeudos directos.

Cuanto más rápido pueda identificar a esos clientes problemáticos que no han pagado, más probable será que pueda resolver cualquier problema subyacente, cobrar y mantener a sus clientes (sólo si cree que merecen una segunda oportunidad, claro).

¿Quiere más consejos sobre las mejores prácticas de cobro de adeudos directos? Lea la primera parte aquí.